9.15.2014

HUEVOS RELLENOS CON SALSA DE CURRY Y MANGO


Seguimos y seguimos con altas temperaturas y con mucho calor . Esto parece que no se termina nunca. Uno se acaba cansando de la ropa, apetece dejar sandalias y calzar unas botas, poderse poner una chaqueta, una camisa de manga larga. Y apetece también un cambio en los hábitos alimenticios: Aparcar ensaladas y sacar cucharas para disfrutar de una sopa, por ejemplo.
Yo soy una devoradora de ensaladas, no me canso nunca de ellas, pero me va apeteciendo ya disfrutar de un plato de cuchara calentido y reconfortante.
Para combatir el aburrimiento esta semana he preparado estos huevos duros rellenos que fresquitos de la nevera tras un poco de reposo están riquísimos.


El relleno es muy sencillo, lo único original es la salsa con que he ligado el relleno. En la última caja de la Degustabox venía una salsa de curry y mango de la marca Hellmann's que le dado un punto dulce, especiado y diferente al relleno de estos huevos.


Estos huevos los teneis preparados en nada, y resultan ideales para dejarlos preparados en la nevera y poder acompañar a un filete de carne, de pescado, y tener la comida o la cena lista en cuestión de minutos.

HUEVOS RELLENOS CON SALSA DE CURRY Y MANGO

Ingredientes:
4 huevos duros
1 latita de atún
medio aguacate
un cuarto de cebolla dulce
50g de gambitas peladas
salsa de curry y mango Hellmann's

Preparación: 
Picamos la cebolla bien fina y la ponemos en un bol con el atún desmenuzado, el aguacate y la yema de los huevos hervidos (los habremos cortado por la mitad longitudinalmente). Reservamos 8 gambitas y añadimos el resto cortadas en trocitos pequeños.
Con un tenedor aplastamos e integramos bien todos los ingredientes.
Añadimos unas cucharadas de salsa al gusto y removemos bien.
Rellenamos el hueco de los huevos con esta mezcla y coronamos con una gambita.
Espolvoreamos con perejil picado fino.

9.05.2014

TARTA DE PLÁTANO Y KIWI CON CREMA PASTELERA, SIN AZÚCAR, SIN GLUTEN Y SIN LACTOSA


Esta tarta la hice a mediados de agosto, tras nuestras vacaciones en Inglaterra, cuando al llegar aquí después de más de un mes el calor se nos hacía insoportable. Teníamos varias celebraciones pendientes y era imprescindible encontrar una tarta fresca y ligera para tomar tras las comidas y en las reuniones familiares. Nada de mantequillas, nada de chocolates, nada de digestiones pesadas... había que pensar en algo más apropiado. Me hubiese encantado hacerla con fresas o frambuesas, pero es lo último que se encuentra en las fruterías en Valencia en Agosto. Esta la hice con plátano y kiwi, dos frutas que podeis encontrar en cualquier época del año. Pero la tarta se puede preparar con cualquier fruta.


La masa quebrada casera resulta tan crujiente y deliciosa y combina tan bien con la crema pastelera que nos encantó y me parece que he preparado unas 4 o 5 tartas como esta pero con diferentes frutas en las últimas 3 semanas.

Las hago evidentemente sin azúcar, pero os pongo el equivalente en azúcar para quien querais prepararla normal.
Y os pongo la receta como la hice yo, sin gluten y sin lactosa, pero también con los equivalentes para quien no tenga problemas.


En casa no tenemos ningún problema con el gluten, pero a la vista de que íbamos a estar mucho tiempo fuera aproveché para vaciar y lavar los tarros en los que guardo las harinas. Es algo que me gusta hacer periódicamente, normalmente en verano, que es cuando proliferan con más facilidad los bichitos en la harina. Dejé todo limpio y vacío y a nuestro regreso, cuando me dispuse a preparar esta tarta, la única harina que teníamos en casa era de maiz, una cajita recién comprada y aún sin abrir, en perfecto estado. Y la hice con ella.


La crema pastelera la hice con la leche sin lactosa Kaiku de la caja Degustabox que nos había llegado durante nuestro tiempo en el extranjero, y con el endulzante para semifríos de Dayelet, así que es una crema pastelera sin azúcar y sin lactosa.
¿No sabes lo que es Degustabox? En este enlace te explican con todo detalle qué es y en qué consiste. Nosotros en casa estamos encantados de recibirla mes a mes, nos hace una ilusión muy grande abrirla y descubrir las novedades que nos llegan. De hecho esta semana estamos impacientes por recibir la caja de agosto, que por las vacaciones esta vez nos va a llegar ya a principios de septiembre.


TARTA DE PLÁTANO Y KIWI CON CREMA PASTELERA, RECETA SIN AZÚCAR, SIN GLUTEN Y SIN LACTOSA 

Receta para la base de masa quebrada dulce:

Ingredientes:
60ml de aceite 
200g de harina de maiz (o 50g de harina de maiz y 150g de harina de trigo)
100g de endulzante Dayelet Galletas (o 100 g de azúcar)
50g de mantequilla
2 yemas de huevo
1/2 cucharada de agua
una pizca de sal y una pizca de canela

Preparación:
Colocamos la harina en forma de corona sobre la mesa o banco de la cocina. En el centro vertemos el endulzante/azúcar, la mantequilla, el aceite, las yemas de huevo, el agua, la sal y la canela.
Mezclamos todos los ingredientes hasta obtener una masa, pero sin trabajarla demasiado.
Podemos hacerlo también en una amasadora.
Dejamos reposar la masa envuelta en plástico en la nevera, durante unos 20 minutos.
Pasado este tiempo precalentamos el horno a 180ºC.
Estiraramos la masa sobre una superficie enharinada, ayudándonos con un rodillo. Y forramos con ella un molde de tarta de unos 25cm de diámetro, previamente untado con mantequilla y enharinado.
Yo uso el molde de silicona con base de cerámica desmontable de Lekué. Es ideal porque podemos llevar la tarta a la mesa directamente en esa base, pues cuando trabajamos con masas quebradas corremos el peligro de que se nos rompan (Es el molde con el que hago también el pastel de york y queso con base de pan de molde).
Pinchamos la masa para evitar que se hagan burbujas durante el horneado.
Cubrimos con papel de hornear y luego con garbanzos o legumbres, y horneamos durante unos 20 minutos. Aconsejo hacer una bola con el papel que vamos a cubrir la base, quiero decir, arrugarlo con las manos formando una bola. De esta manera es más manejable para ponerlo cubriendo bien la base.
Pasado este tiempo me gusta retirar las legumbres y el papel y devolver la base al horno durante unos 4-5 minutos más, para que se dore.



Receta para la crema pastelera:

Ingredientes:
2 yemas de huevo
1 huevo
50 g de harina de maíz (o 20g de harina de maiz y 30g de harina de trigo)
2 tazas de leche sin lactosa Kaiku 
120g de endulzante Dayelet Semifríos (o 120g de azúcar)
1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparación:
Mezclar en un cazo al fuego las yemas, el huevo, la harina y el endulzante/azúcar, hasta que esté todo bien disuelto.
Ir añadiendo la leche poco a poco.
Cocinar sin dejar de remover hasta que espese y hierva durante 3 minutos.
Retirar, dejar enfríar y añadir la esencia de vainilla.



Para montar la tarta rellenamos la base con la crema pastelera ya bien fría.
Lavamos/pelamos y cortamos en rodajas finas las frutas con las que la vamos a cubrir y las vamos disponiendo sobre la base de crema pastelera.
Podemos terminar la tarta pincelando las frutas con una reducción de mermelada, con un almíbar espeso, con gelatina... algo que le dé brillo. Pero esto es totalmente opcional.

8.31.2014

BIZCOCHO DE CHOCOLATE Y MERMELADA DE NARANJA, SIN AZÚCAR. Y RECETA DE MERMELADA DE NARANJA SIN AZÚCAR.


Hace un par de años que me compré el famoso libro de Nigella Lawson How to be a domestic goddess. Es un libro precioso, que me encanta ojear con frecuencia. Las galletas de chocolate con glaseado de chocolate a la menta del verano pasado y los pastelitos jugosos de limón y avellana de la pasada primavera, son recetas sacadas de él. Y todas ellas, incluido el bizcocho de hoy, os las traigo en mi propia versión "sin azúcar añadido", con productos Dayelet.


Los ingredientes para la elaboración de este bizcocho incluyen mermelada de naranja. Y os traigo mi receta de mermelada de naranja sin azúcar para quienes os apetezca preparar también la mermelada.

 
La mermelada de naranja, con su toque amargo, le aporta un sabor muy característico a este bizcocho. En casa nos gustan los chocolates fuertes, amargos, y esta receta nos encanta.


 
BIZCOCHO DE CHOCOLATE Y MERMELADA DE NARANJA, SIN AZÚCAR AÑADIDO

Ingredientes:
125 g de mantequilla.
100 g de gotas de DAYELET CHOCOLATE NEGRO 50% (o 100 g de chocolate normal, con azúcar).
150 g de DAYELET BIZCOCHOS (o 150 g de azúcar).
1 pizca de sal.
2 huevos grandes.
150 g de harina.
1 cucharadita de levadura   
300 g de mermelada de naranja sin azúcar -VER RECETA A CONTINUACIÓN- (o con azúcar)


Preparación:
Precalentamos el horno a 180ºC.
Ponemos el chocolate y la mantequilla en un cazo al baño de maría hasta que se fundan. Ha de quedar una mezcla suave y homogénea.
Añadimos la mermelada, el endulzante para bizcochos, la sal y los huevos previamente batidos y removemos bien con una cuchara de madera para que quede bien mezclado todo.
Mezclamos la harina con la levadura e incorporamos a la mezcla de chocolate, también con la cuchara de madera, no nos interesa batir la masa, tan solo remover para mezclar bien los ingredientes.
Vertemos la mezcla resultante en el molde que hayamos elegido, previamente engrasado con mantequilla. Os aconsejo un molde de no más de 22cm de diámetro, para que el bizcocho no quede excesivamente plano y se reseque. Horneamos durante unos 45 minutos.
Comprobamos de todos modos antes con un palillo, para asegurarnos de que el bizcocho esté hecho.
Dejamos enfriar sobre una rejilla.


MERMELADA DE NARANJA SIN AZÚCAR AÑADIDO

Ingredientes:

3 naranjas grandes (unos 750 g).
400 g de DAYELET CONFITURAS (o a 400 g de azúcar).
1 cucharadita de pectina, DAYELET PECTINA CITRUS.
Zumo de un limón.

Preparación:
Lavamos bien las naranjas y las pelamos.
Cortamos la piel en tiras finas.
Troceamos la pulpa y le retiramos semillas y filamentos.
Ponemos la pulpa troceada y la piel en tiras en una cacerola a fuego lento durante 40 minutos. Vamos removiendo con frecuencia.
A mitad cocción añadimos la cucharadita de pectina.
Añadimos el endulzante para confituras y el zumo de limón y seguimos cociendo unos 20 minutos más, y ya la tenemos lista.



8.27.2014

ESCALIBADA


En verano comemos mucha berenjena y mucho tomate, de cosecha propia. Aquí cerquita de la playa, en la huerta valenciana, tenemos una tierra muy fértil y especial para este tipo de verduras, y consecuentemente son muchas las recetas autóctonas con ellas.
A lo largo de los últimos veranos he ido publicando muchas recetas de origen diverso con berenjenas:
-Berenjenas con salsa de buttermilk, de Ottolenghi EXCEPCIONALES!
-Berenjenas con salsa de yogur al azafrán SUPER RICAS.
-Babbaganoush (paté de berenjena) ESTA RECETA NO OS LA PODEIS PERDER!!!!!
-Sartén de berenjena con sardinillas en tomate  ME RECHIFLA
-Tarta tatin de berenjena y sobrasada  ESTA TARTA ESTÁ DE VICIO
-Moussaka griega  y moussaka a mí manera, TODO UN CLÁSICO
Sin embargo no había publicado nunca la receta de ese plato tan socorrido y fresquito para el verano: la escalibada. Es algo que me encanta tener en la nevera para una cena ligera, para comer con una rica tostadita de pan, con una base de hojaldre, con un filete de pechuga de pollo... Es una receta que sabe mucho a verano.


La receta consiste en simplemente hornear las verduras: pimiento, tomate, cebolla y berenjena. Y luego cortar en tiras y aderezar un buen aceite de oliva virgen extra, sal, ajo y hierbas al gusto.
Y yo desde que recibí la olla de silicona de Lekué como que me parece más fácil y cómodo preparar una escalibada. Tanto al horno como al microondas es tan fácil como lavar las verduras, meterlas en el recipiente y cocer/hornear el tiempo requerido. Las verduras quedan excelentes y es una manera muy limpia de cocinarlas.



ESCALIBADA 

Ingredientes:
1 tomate grande maduro
1 cebolla grande
1 pimiento grande
1 berenjena grande
1 diente de ajo

Preparación:
Lavamos bien las verduras y las ponemos al horno precalentado a 200ºC durante una hora y media.
Si utilizamos el recipiente de silicona de Lekué el tiempo de cocción se reduce considerablemente a menos de una hora, porque las verduras se cuecen en su propio jugo y vapor.
Una vez tiernas las sacamos del horno y las dejamos enfriar un poco para poder pelarlas y cortarlas a tiras finas.
Pelamos y rallamos el diente de ajo. También podemos picarlo o pasarlo por un prensador de ajos. Y lo añadimos al aceite de oliva virgen con el que vamos a aderezar la escalibada. Lo dejamos reposar un ratito para que el aceite coja sabor.
Una vez frías las verduras las regamos con el aceite y espolvoreamos con abundante sal y hierbas al gusto (orégano, tomillo, romero...)



8.10.2014

PAVLOVA DE CHOCOLATE


La pavlova es una tarta a base de merengue horneado y crema, ligera y a la vez contundente, con una combinación de texturas crujientes y cremosas insuperable. Este postre se elaboró por primera vez para homenajear a la bailarina rusa Anna Pavlova en su visita a Australia y Nueva Zelanda, en las primeras décadas del siglo XX, entre 1920 y 1930.


Mi versión incluye cacao en la preparación del merengue y una ganache de chocolate negro entre las capas. Las frambuesas y arándanos como topping le dan un toque de frescura y acidez.
Para choco-adictos esta es una tarta irresistible. Aconsejo que utilicéis un chocolate de calidad para prepararla. Yo la preparo con cacao puro y chocolate negro 70% Valor y el éxito está asegurado.


Podéis preparar este postre como una tarta grande o en tartitas individuales. También podéis prepararlo en versión sin azúcar, sustituyendo el azúcar por el equivalente en edulcorante, dependiendo del que utilicéis, y empleando chocolate sin azúcar (el de Valor, también del 70%. Os aconsejo los chocolates sin azúcar de Chocolates Valor porque son los mejores sin duda alguna que encontraréis en el mercado) en la preparación de la ganache. Teniendo en cuenta de que esta tarta no contiene harina, el índice glucémico de la tarta es bastante bajo.


PAVLOVA DE CHOCOLATE

Ingredientes para el merengue:
6 claras de huevo
300g de azúcar glass
un pizca de sal
3 cucharadas colmadas de cacao puro en polvo

Ingredientes parala ganache de chocolate:
200g de nata 

Preparación:
(IMPORTANTE: el merengue necesita varias horas para enfríarse una vez hecho, dentro del mismo horno, así que tendremos que empezar a preparar el postre con muchas horas de antelación.)
Precalentamos el horno a 120/130ºC.
Necesitamos un cuenco amplio, bien limpio y bien seco para montar las claras a punto de nieve. 
Para empezar a batirlas les añadiremos la pizca de sal. Y después, poco a poco, iremos incorporando el azúcar glass, y finalmente el cacao en polvo.
Batiremos hasta que se formen picos firmes y al invertir el bol no se deslice el contenido.
Vertemos el merengue en las bandejas de horno cubiertas con papel sulfurizado, formando tres círculos grandes o varios de tamaño individual, según queramos montar el postre.
Horneamos durante una hora aproximadamente. Necesitamos que la superficie esté crujiente, así que si es necesario lo dejaremos unos 15 o 20 minutos más.
Una vez hecho apagaremos el horno y los dejaremos enfríar dentro. Esto nos llevará varias horas o incluso toda la noche si empezamos a preparar el postre la víspera.


Para la ganache de chocolate necesitaremos también unas cuantas horas de tiempo, porque debe reposar y enfriarse.
Ponemos en un cazo al fuego la nata, y cuando empiece a hervir retiramos del calor y añadimos el chocolate troceado. Lo dejamos reposar. Unos 10 minutos después removemos con una cuchara de madera para ir incorporando los dos ingredientes.
Dejamos reposar de nuevo y vamos removiendo cada 10-15 minutos, sin hacerlo enérgicamente ni batir en exceso, solamente lo justo para que se vayan incorporando.
Una vez tengamos una mezcla homogénea dejamos que se termine de enfríar y coja cuerpo.

Montamos la tarta alternando capa de merengue con cucharadas de ganache. 

Finalizamos con los frutos rojos y espolvoreamos con azúcar glass.



Estoy segura de que os encantará.

7.13.2014

REBAJAS VERANO 2014, TODO CON 25% DE DESCUENTO. Y BARBACOA...


Ayer pasamos el día en Oxford, una ciudad que me apasiona. Su atmosfera es especial, y en los días de verano, a pesar de los miles de turistas que colapsan sus calles, tiene un color particularmente bonito. 
Llegamos a casa agotados, pero a pesar de eso preparamos una barbacoa para cenar y disfrutar del jardín, ahora que las temperaturas lo permiten.


Preparamos costillas, hamburguesas, salchichas, patatas fritas, mazorcas de maíz, coleslaw... esas cosas clásicas de barbacoa.




Lo que más me gusta de este país en verano son los días tremendamente largos y las cenas a plena del día.


De postre tomamos un Eton Mess dulce y delicioso con algo que también me vuelve loca de este país en verano: las fresas y las frambuesas.



Y bueno, ya finalmente quiero comunicaros que desde este fin de semana y hasta el próximo 31 de agosto, teneis todos los artículos de cosas con encanto con un 25% de descuento, a parte de un montón de otros artículos con más descuentos aún.




   









LinkWithin

Related Posts with Thumbnails